No lo dudes la piel es el órgano más grande que poseemos en nuestro cuerpo, a través de él sentimos las maravillosas caricias, pero  también entran todos los químicos que hay en nuestro entorno y los que nosotros le proporcionamos, como jabones, cremas, desodorantes…

Creemos que nuestra piel es una gran barrera que nos protege contra toda influencia que viene de fuera, pero de lo que no somos conscientes es que absorbemos gran parte de todo lo que nos aplicamos en nuestro cuerpo.

Para el que no se lo crea, prueba a frotarte los pies con un ajo y al cabo de un rato tu aliento olerá a ajo, tu torrente sanguíneo se encargó de transportarlo por todo tu cuerpo.

!La cosmética que utilicemos se debería poder comer sin problemas!

Desgraciadamente en muchos productos que encontramos en los estantes de perfumerías y supermercados, están repletos de tóxicos que causan reacciones indeseadas en nuestro metabolismo, depositándose en órganos y tejidos,  provocando alergias, irritaciones, enfermedades e incluso cáncer.

Esta fue una de las causas que me hizo estudiar y aprender cosmetología y naturopatía para poder ofrecer a toda persona de mi entorno que así lo desee, una mejor calidad de vida llena de salud y de paso, porqué no, ¡¡belleza!!

Todos los productos realizados en” Trébol Ondinas“, están realizados con aceites de primera presión en frío, aceites esenciales ecológicos, plantas ecológicas muchas de ellas de nuestra propia finca recogidas según los astros, según los criterios de la agricultura biodinámica, procuramos que la materia prima sea ecológica y de proximidad.

Nuestra gran pregunta sería,¿ por qué un producto de mercado es tres y cuatro veces más barato que un producto realizado en cosmética natural.

La respuesta es muy sencilla, la materia prima, cualquier producto realizado en cosmética natural está tratado con materia prima de primera calidad, lleno de activos procedentes de la naturaleza, aceites de primera presión en frío, aceites esenciales, plantas, frutas… y todo esta materia es reconocida por nuestro cuerpo y por ende nuestro sistema celular.

Los procesos van con el ritmo de la naturaleza se maceran las plantas durante 40 días en aceite u alcohol, según el caso, se formula según la necesidad de las personas piel, patología… y en el caso de los jabones se dejan madurar además durante 40 días como mínimo según las formulas ancestrales.

Todo requiere su tiempo.

Las manos maestras de un artesano jamás podrán sustituirlas una máquina porque todo es energía.

¡Anímate a probar la cosmética natural !

“una vez que te subas a su carro no te podrás bajar.”


El contenido de este artículo  es de carácter informativo en ningún caso tiene la intención de ofrecer consejo médico ni de sustituir la opinión de profesionales de la salud.

Cualquier uso de la información presente será bajo responsabilidad del propio usuario.

Artículo realizado por Macarena Terrones (Naturopata- Cosmetologa)

Categorías: Cosmetica

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *